Entrevista a Espido Freire

Miércoles, 16 de Marzo de 2011 14:09 administrador
Imprimir PDF

freire

“En las crisis se cotiza la cultura”

ESPIDO FREIRE LAMENTA QUE “SE ESTÉ DANDO LA FUGA DE CEREBROS A OTROS PAÍSES, NO SÓLO DE CIENTÍFICOS, SINO TAMBIÉN DE ARTISTAS Y ESCRITORES”

Estamos asistiendo a la fuga de cerebros no sólo de la Ciencia, sino también de la Cultura porque nos están poniendo realmente difícil las cosas para poder sobrevivir”, explica la escritora Espido Freire (Bilbao,1974).

Mujer polifacética, siempre ha estado involucrada con el mundo de la cultura. Estudió música desde su infancia, y canto en su primera adolescencia, llegando a recorrer toda Europa con la Compañía de José Carreras. Licenciada en Filología Inglesa por la Universidad de Deusto, es también diplomada en Edición y Publicación de Textos por la misma universidad.

Debutó como escritora con ‘Irlanda’ novela que fue galardonada con el premio francés ‘Millepage’, que los libreros conceden a la novela revelación extranjera. En 1999 consiguió el Premio Planeta por su obra “Melocotones helados”, convirtiéndose con 25 años en la ganadora de menor edad en la historia del galardón. Con ella obtuvo también el ‘Qué Leer’ 2000 a la mejor novela española. Ha publicado ensayos, cuentos y novela juvenil. Colabora con varios medios de prensa nacionales, como Público, ADN, El Mundo, Onda Cero, (Julia en la Onda) y en televisión (Paramount Comedy, Tele Aragón), así como en revistas como Yo Dona, Jano, o Psychologies. También ha trabajado como traductora literaria.

Espido Freire revela que “casi siempre”,el modo en el que escribe “parte de un dolor, o de una alegría o de una reflexión determinada y busco la forma de transmitirlo. La historia, por tanto es una excusa para contar algo que se encuentra mucho más abajo de la historia y que me parece que es lo que nos conecta a lectores y escritores. En las historias reales interesantes, las que logran que sus autores duren a lo largo de los siglos, hay que encontrar siempre al menos uno de estos tres elementos: amor, violencia y muerte. Hay algo que nos hace interrogarnos sobre estos tres misterios”.

Reconoce no creer “demasiado en la inspiración, pero sí en los estímulos. Una sociedad que tiene alrededor constantemente elementos artísticos será más artística y más culta. En la medida que tengamos creatividad intentaremos ser más creativos”. La creatividad puede ser aplicada absolutamente a todo. “Quien vaya a ser un futuro médico necesitará necesariamente por narices ser creativo; si va a ser abogado también. Y sospecho que en los últimos años estamos valorando mucho la personalidad, e incluso el carisma. Tratamos de dotar a los niños y jóvenes de una autoestima sólida, sin darnos cuenta de que eso sin límites por una lado y por otro sin canalizar la creatividad, es nefasto. Los convertimos en pequeños arrogantes, en algo que alguien ha llamado ‘pequeños emperadores’ y me parece que la Literatura tiene mucho que decir al respecto”.

Subraya la importancia de la lectura y la escritura. “Expertos, pedagogos, psicólogos e incluso neurólogos hablan de la lectura como algo beneficioso para la inhibición de los impulsos; es decir, generalmente la persona que lee será menos impulsiva, más reflexiva y su planteamiento no estará basado únicamente en acción y reacción, sino en ideas. Y sobre todo, algo que a mi me obsesiona, podrá verbalizar sus emociones, sus enfados y ponerle nombre a lo que le está ocurriendo”.

Recuerda cuando sufrió los efectos de la bulimina hace 20 años. “Me encontré que durante esa temporada me hallaba sin lenguaje emocional y hablaba de todo, pero era incapaz de ponerle nombre a lo que me estaba ocurriendo. Era incapaz, por ejemplo, de transmitir un enfado, de permitirme una expresión sincera de emoción. La terapia a través de la lectura y de la escritura, de reconocer modelos de comportamiento de lo que estás leyendo es sumamente eficaz. Primero porque obliga a eso, a pararse, a detenerse”.

Afirma que muchos escritores se quejan de que los jóvenes no leen, circunstancia que no le preocupa en exceso. “A mí no me importa que lean o que no lean, quiero que cuenten historias, que las transmitan y sobre todo que entiendan la importancia de esa creatividad”.

Freire discrepa de aquellos que afirman que cada vez se escriben y se publican menos cuentos. “Este hecho ha variado bastante en los últimos años. Hay varias editoriales, en especial pequeñas, que les prestan atención. Lo que ocurre es que la mayoría de las grandes editoriales continúan sin apostar por ese relato de aliento breve”. Por esta razón, aseguró “que muchas veces el aspirante a escritor que suele comenzar por el cuento o el poema siente que lo que está haciendo no es del todo serio”.

Reivindica la importancia del idioma Español. “Creo que no hemos valorado lo suficiente la capacidad de desarrollo de oportunidades que conlleva tener un idioma que está entre los tres primeros del mundo junto con el chino mandarín y el inglés. Tenemos una auténtica oportunidad de no solamente hacer negocios, sino de fomentar relaciones y de crear potencia en torno a ello. Y es muy curioso que en los últimos tiempos los ejecutivos importantes se han lanzado como locos a aprender chino en lugar de crear grandes redes que les permita enseñar español. Es mucho más sencillo aprender español que chino”.

Según dice, “tenemos el castellano como una de las armas más más eficaces y más universales. Algo con lo que no pueden competir en estos momentos las economías emergentes como Brasil, India o China es precisamente con el hecho de que nosotros somos creativos y que tenemos un elemento cultural importante. Sabemos contar historias a través del arte mucho mejor que ellos y eso es nuestro auténtico patrimonio”.

Lamenta que en momentos de crisis lo primero que se esté recortando sea en Sanidad, Educación y Cultura, “cuando el valor a medio plazo que nos va a sacar de este desastre va a ser la educación, o mejor dicho una educación creativa. Lo que realmente se cotiza actualmente es la Cultura”.

Recordó que se está produciendo la fuga de cerebros no sólo en la Ciencia, sino también en la Cultura. “Muchos directores de cine se están yendo con productoras de otros países y lo mismo está sucediendo con los artistas que a veces encuentran grandes problemas para hallar galeristas o expositores en España. Los escritores estamos más condicionados porque nuestro código es lingüístico y tenemos menos opciones, pero me ha sorprendido encontrarme a escritores con una cabeza que admiro conqueteando con la idea se exiliarse, con la idea de irse a Londres, París o Canadá porque realmente nos lo están poniendo complicado para poder sobrevivir en estos momentos”.

Asegura no pensar “en absoluto que las personas que nos dedicamos a temas culturales seamos ni más superiores, ni más importantes, ni menos importantes, pero cubrimosuna parte destacada de esta cadena, la de mantener en cierta medida una historia viva, una cultura que sigue siendo un patrimonio común”.

Última actualización el Viernes, 03 de Junio de 2011 14:47