Inicio General Los Reyes renuevan su vestuario y coronas

Los Reyes renuevan su vestuario y coronas

4

navidadprograma

Llegarán a Tudela en caballo por el puente del río Ebro

La principal novedad de la Cabalgata de Reyes de esta Navidad será la transformación de los trajes y coronas de sus Majestades. El trabajo ha sido realizado por el diseñador tudelano Óscar Vidorreta. Verónica Gormedino, concejala de Festejos del Ayuntamiento, ha indicado que estaban “muy deteriorados por lo que consideramos que era algo necesario”.
Tal y como recuerda el propio autor, los trajes se confeccionaron hace 70 años. Su labor ha sido muy compleja, ya que ha necesitado realizar una importante restauración. “He despuntado todos ellos, porque se utilizaron unas telas muy buenas y se ha hecho una transformación”. El vestuario que los Reyes Magos han venido llevando hasta ahora poco tenían que ver con una cabalgada. Vidorreta también ha transformado las coronas “que ahora son más barrocas”.
Los espectadores distinguirán esta ejecución. Se ha seguido la línea anterior en cuanto a que cada Rey mantiene su color, siendo perfectamente identificables.
Verónica Gormedino, concejala de Festejos del Ayuntamiento, adelantó que “este año hemos querido darle más importancia al día de Reyes y sus Majestades llegarán el día 5 de enero, a caballo, a las 12 de la mañana por el puente del río Ebro, donde todo el que lo desee podrá ir a recibirlos. Luego se desplazarán al altar mayor de la Catedral para realizar la adoración al Niño Jesús. La Cabalgata será, como siempre, a las 6 y media de la tarde y partirá de la calle Raimundo Lanas, pasando por Avenida de Zaragoza, Gaztambide-Carrera, para terminar en la Plaza Nueva. Posteriormente recibirán a los niños y niñas”.
Saldrán 8 carrozas, seis del Ayuntamiento y dos de las Apymas. “Hemos decidido suprimir el lanzamiento de caramelos”, manifiesta la concejala que anuncia que “la Cabalgata de este año tendrá mucha luminosidad y seguro que va a sorprender a todos”.

santiyanguas

Artículo anteriorTriunfos de Carolina Milagro y María Herrera
Artículo siguienteAmigos de Mario Carcavilla lo recuerdan en Pamplona